Vivir en la nube‎ > ‎

Conectado

Una de las necesidades primordiales a cubrir cuando decidimos 'vivir' con nuestros datos en 'la nube' es resolver la conectividad.

En muchos sitios podremos utilizar conectividad WiFi con lo que la velocidad y calidad de conexión está garantizada.

Pero siempre habrá momentos y sitios en los que no podremos utilizar WiFi o la señal disponible será baja o estará encriptada.

Es impensable (o muy caro) disponer de una línea de datos por cada dispositivo con el que queramos conectarnos a Internet y, en el caso del iPad por ejemplo, no existe conector USB donde pinchar un modem, por lo que la mejor solución será crear una pequeña red personal que ofrezca una conexión 3G/HSPA común a todos los equipos y gadgets que necesitamos utilizar.

Algunos teléfonos pueden hacer de router de conexión ellos mismos, ofreciendo conexión WiFi a su alrededor y haciendo de puente a Internet por la conexión 3G; en el caso del iPhone esto sólo es posible introduciendo software no autorizado en el terminal. En general es una solución con un elevado coste energético para la batería de nuestro móvil.

Mi opción personal es llevar en el bolsillo un router MifI como el de la foto, el cual me permite que hasta 5 equipos personales se conecten a Internet por una única conexión y con autonomía suficiente como para ofrecer un dia completo de trabajo.

Podéis ver información sobre estos dispositivos en las páginas de los operadores móviles: